En el Zen hay un dicho: “No por pintar un pastel se le quita a uno el hambre”. Por tanto, no quiero entrar a profundizar en conceptos, sino más bien dar pinceladas de dónde venimos que visión tenemos de la meditación y el mindfulness.