Esencialmente el Mindfulness no es sino una actitud de aceptación hacia lo que experimentamos. Una actitud que nos lleva a experimentar sin juzgar, a ver más claramente, a entender y superar nuestro continuo ruido mental.

El Mindfulness nos otorga espacio entre nosotros y aquello que nos sucede. Un espacio maravilloso en el que todo tipo de cosas pueden suceder

Desde hace más de cincuenta años se aplica en el mundo clínico para tratar problemas derivados del estrés, dolores crónicos, estados post-depresivos, ansiedad.

Pero no necesitamos estar en un bache para beneficiarnos de él. Deportistas de élite, músicos, periodistas, artistas, empresarios, lo han trabajado por razones muy diferentes: para potenciar ciertas habilidades, como la concentración, o simplemente estar más calmados, dispuestos o equilibrados.