Los que nos llamamos budistas establecemos con Buda una relación maestro-discípulo, que consiste en escuchar con atención lo que dice, tratar de entenderlo y, solamente si tiene sentido, lo hacemos nuestro. 

Dentro del budismo hay muchas tradiciones y escuelas. El budismo Zen prioriza ante todo la meditación. El Zen trata de ir más allá de la religión. No le da reparos echar una estatua de buda al fuego en una noche de frío invernal. 

En cierta ocasión le preguntaron a Rinzai (el fundador de nuestra escuela) por qué no se estudiaban las enseñanzas del buda en su templo y él respondió “lo que hacemos aquí es fabricar budas”.

Daizan Roshi, mi profesor, suele decir que el budismo se puede resumir en una sola idea: “saber dejar pasar”. Nuestra práctica – que puede ser tan larga como nuestra vida – no es sino una profundización en esa máxima.

El 18 de Octubre comenzaremos un curso de meditación de 25 semanas, en las que exploraremos la rica tradición del budismo Zen.

Para más información haz clic aquí.

.